Teoría y práctica de la información Audiovisual

Mujer, ¿la sal de la tierra, la luz del mundo?

Mujer, ¿la sal de la tierra, la luz del mundo?

mujer

 

“El lenguaje y las imágenes nos instruyen sobre el modo de ver la realidad, no sobre la realidad en sí. Cada sociedad enfatiza o proscribe un léxico y una iconografía que representan un aspecto particular de los problemas, situaciones o dilemas que se plantean”. Así, comienza el artículo Mujer, ¿la sal de la tierra, la luz del mundo? de Ramón Ignacio Correa García y a lo largo del mismo se exponen frases que habitualmente utilizamos para comunicarnos pero que, sin embargo, tienen una fuerte connotación sexista y son la expresión de la ideología androcéntrica en la que nuestra sociedad ha adjudicado papeles de distinto calibre a hombres y a mujeres.

Igualmente, hemos sido ignoradas al no ser mencionadas: Lo que no se nombra, no existe, esta desaparición del lenguaje, trasladada al género implica que el hecho de que las mujeres no tengan una representación simbólica en la lengua, contribuye a su invisibilización. Por ello, la necesidad de hacer un uso del lenguaje que represente a las mujeres y a los hombres, que nombre sus experiencias de un modo equilibrado y no utilizando el masculino como genérico y universal, pues no es más que una expresión del lenguaje sexista que oculta, subordina, infravalora y excluye a la mujer de la escena.

Existe toda una serie de recursos Web para utilizar un lenguaje inclusivo, muchos de los cuales se encuentran recogidos en el presente documento   recopilatorio

A lo largo de este blog he ido introduciendo entradas sobre la publicidad sexista, la retórica de la imagen utilizada para desprestigiar a la mujer, empleando imágenes antiguas y otras más sofisticada y modernas, pero que a fin de cuentas no hacen más que reforzar el estereotipo femenino de “mujer objeto”

Y, aunque me aparte un poco de la lectura, pero en relación a las imágenes de género, me vienen a la mente los dibujos animados de los Simpson, que con un guión “en principio transgresor”, reproduce unos claros estereotipos de género. Homer (antihéroe) se dedica al trabajo fuera del hogar. Marge (inteligente), sólo cuida la casa y la familia, nunca aparece trabajando fuera de la casa (bueno, alguna vez lo ha hecho, pero ha sido vendiendo galletas elaboradas por ella misma…). Los hijos, representan la nueva generación, no obstante, encontramos a Bart que es un gamberro tolerado por tod@s, puede hacer lo que quiera y casi nunca expresa sus sentimientos y a Lisa es moderna por ser estudiosa y con grandes valores sociales, pero sin embargo, acepta abnegada su papel femenino-obediente, expresando habilidosamente sus sentimientos.

En este sentido (el de la obediencia femenina) se expresa Ramón I. Correa cuando dice: “La abnegación, la resignación o el silencio han sido virtudes negativas aprendidas de forma diferente por niños y niñas”

Así, que como reflexión final, encontramos a la mujer representada como objeto y al hombre como sujeto de una narración en la que ellos son protagonistas y ellas sólo son acompañantes (en el mejor de los casos, pues también las hemos visto violentadas o maltratadas).

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: